Encuentro con el actor Josué Guerrero

Tuvimos la oportunidad de sentarnos y charlar con el actor Josué Guerrero sobre su carrera y lo que le sirve de inspiración en su profesión. Nos habla del lado revolucionario de actuar y crear arte. Desde la empatía, explica cómo los papeles sirven para evolucionar y crecer como persona acercándose al otro. Se trata de un actor multifacético que colabora en el teatro musical, la danza y el cine. Josué es el ganador del Premio Soberano al Mejor Actor por la obra La venus de las pieles en 2015. Su próximo proyecto es la película En tu piel.

 


 

La Venus de las pieles
La Venus de las pieles, 2015.

¿Por qué razón querías ser actor?

Lo que me inspiró para ser actor fue el cine. Crecí teniendo una gran pasión por este arte. Veía cine al menos cinco veces a la semana y me interesaba por los directores de culto y la historia misma del cine. Luego empecé a apreciarlo más desde su interpretación y observaba a algunos actores como si fuera un master class. Empecé a hacer teatro en el colegio y en la universidad me matriculé en la Escuela de Bellas Artes de la República Dominicana.

¿Qué te sirve de inspiración hoy día como actor?

Las grandes actuaciones que he visto en el cine en el transcurso de su historia, el teatro, la música, la rebeldía, la inconformidad y la sensibilidad me sirven de inspiración. Como actor, también me alimento del entorno para lograr una actuación más honesta y creíble. Lo que me rodea me inspira. Las personas que me han inspirado son mis maestros, María Castillo y Waddys Jaquez. Gracias a ellos, encontré la pasión por el oficio y la línea artística que he definido. Es una inspiración total.

¿Cuáles son tus referencias cinematográficas o teatrales dominicanas?

En mi país mis referencias las he sacado más del teatro que del cine. Sin embargo, la calidad actoral en el cine dominicano está mejorando, al menos en ciertos proyectos que tienen la delicadeza de cuidar esa parte. En teatro puedo mencionar a Manuel Chapuseaux y el teatro Gayumba, los cuales tienen una estética única en R.D. Vuelvo a mencionar a María Castillo y el genial Waddys Jaquez. En el cine también hay directores quienes han dado grandes producciones. Mi última experiencia en cine fue excelente con Francisco Valdez.

Hey! Hey!...El tercer día
Hey! Hey!…el tercer día, 2006.

Dices que ser actor es un acto revolucionario, ¿por qué?

Ser actor desde la raíz en sí es revolucionario. Creo que en la mayoría de los países las carreras artísticas son decisiones valientes al menos que vengas de generaciones anteriores de artistas o que tengas padres con gusto por el arte. Muchas personas consideran la actuación un hobby. En el transcurso entienden que es más difícil. Hay que vivir en formación, y sin mencionar otros factores, a veces tenemos que ir a contracorriente para expresar lo que queremos.

Ves el teatro como tus raíces. ¿De qué forma sigue siendo una plataforma necesaria para ti como actor?

El teatro es la base de todo actor. El ejercicio del ensayo, de mejorar día a día la calidad de tu performance es lo que te hace perfeccionar tu técnica al actuar, y ahí descubres lo que te funciona. Es el ejercicio del actor. La práctica del texto es lo que te da en la mayoría de las veces la organicidad que requiere el personaje, y si a eso también le añadimos espontaneidad entonces está completo. Eso se logra haciendo mucho teatro.

Duarte, traición y gloria, 2014.
Duarte, traición y gloria, 2014.

¿Cuál ha sido tu papel favorito hasta entonces?

¡Todos me han gustado igual! Pero le tengo una nostalgia especial al papel de Mano de la obra Hey! Hey!… El tercer día. Primero porque fue dramaturgia de uno de mis mejores amigos y compañero de oficio en el teatro, Pavel Marcano. Fue un proceso de nueve meses entre creación y ensayos y al final el resultado fue magnifico. Además, para la época era una obra vanguardista y muy moderna. Nos valió reconocimiento y respeto entre el público y demás teatritos y actores.

¿Qué papel o personaje te encantaría interpretar?

Trato de no limitarme, pero al final hay personajes que a uno no le van y otros que les van mejor. En mi caso, creo que el drama es mi mejor estilo. Personajes en donde se involucre mucho la parte sensible y humana de la historia. Esos son los que me van.

¿Algunos de tus papeles te han cambiado como persona?

Todos de cierta forma te cambian. Si te cambia tú siendo público, imagina lo que te cambia interpretarlo. Cada personaje tiene condiciones diferentes con las que debes identificarte de cierta forma. Eso cambia tu forma de pensar y de actuar en la vida. Te hace crecer intelectualmente y humanamente porque aprendes a identificarte con problemas o situaciones ajenas a ti.

 

 

Si pudieras hacer una cosa para simplificar tu vida, ¿qué sería?
Pensaría primero en qué la está haciendo complicada, y después de ese análisis empezaría a quitar dichos obstáculos o trabajaría en quitarle esa etiqueta de obstáculo al asunto. En mi caso, ahora mismo estoy usando menos las redes sociales y estoy compartiendo más cara a cara con la gente. Eso ha simplificado mi vida y la ha hecho más positiva.
Si pudieras hacer una cosa para simplificar la vida de un ser querido, ¿qué sería?
Ayudar. Dar. Hay veces en las que necesitamos una mano y aparece. Para mi ser querido, yo sería esa mano. Lo que sea que haga más cómoda la vida de ese ser querido.

 

 

Josué Guerrero

Actor egresado de la Escuela Nacional de Arte Dramático (ENAD) en la República Dominicana. Dio sus primeros pasos como actor en las tablas formando parte del elenco de actores de la Compañía Nacional de Teatro. Ha trabajado en montajes tales como Los hijos del fénix y La ópera del orden. Fue nominado a los Premios Casandra como actor teatral en 2006 por la obra Hey! Hey!… El tercer día. Incursiona en el teatro musical, la danza y el cine. Josué es el ganador del Premio Soberano al Mejor Actor por la obra La venus de las pieles en 2015. Su próximo proyecto es la película En tu piel con la actriz Eva Arias.

Deja tu comentario